El Bugatti Chiron equipado con llantas MICHELIN Pilot Sport Cup 2 se ha convertido en el primer
auto de producción del mundo en romper la barrera de los 300 MPH, tras alcanzar una velocidad
verificada de forma independiente de 304,773 MPH (490.484 KM/H).

El nuevo récord de velocidad para un auto de producción en serie se consiguió con una unidad de
preproducción del Bugatti Chiron durante el pasado mes de agosto, en la pista de pruebas de Bugatti en
Ehra-Lessien, en el norte de Alemania y con Andy Wallace, el piloto de pruebas de la marca al volante.

Las especificaciones de las llantas MICHELIN Pilot Sport Cup 2 utilizadas para establecer este récord son
muy similares a las utilizadas para Equipo Original. Las llantas se identifican por el marcaje ‘BG’,
desarrolladas para ser instaladas en el Bugatti y homologadas para su uso en carretera. La única diferencia
está en el cinturón de carcasa de las llantas utilizadas para lograr el récord, éste contaba con refuerzos
específicos para soportar la fuerza centrífuga a la que estaban sometidas a velocidades tan elevadas,
equivalente a 5,300 veces la fuerza de la gravedad.

Para el desarrollo de las Pilot Sport Cup 2 especialmente diseñadas para el Bugatti Chiron, Michelin utilizó
su Centro Tecnológico en Ladoux, Francia, así como las instalaciones en Charlotte SC, en los Estados
Unidos, donde se contó con un equipo especial para someterlas a las pruebas más extremas. El auto
Bugatti Chiron puede alcanzar altas velocidades, por tal motivo Michelin utilizó una máquina diseñada para
realizar pruebas con las llantas utilizadas por el Transbordador Espacial, permitiendo llevar a cabo ensayos
a velocidades de hasta 510 km/h.

Sobre este nuevo registro, Pierre Chandezon, responsable del equipo de Desarrollo de Llantas Michelin para
Bugatti, declaró: “Estamos muy orgullosos de haber formado parte de este récord, fruto de la relación entre
Michelin y Bugatti, misma que se mantiene desde hace casi 20 años. Gracias a este espíritu y a la confianza
acumulada durante este tiempo, Michelin pudo desarrollar las llantas como Equipo Original para el Chiron”.

Para este auto excepcional, los ingenieros de Michelin y de Bugatti trabajaron en el desarrollo conjunto de
las llantas y del chasis, aprovechando al máximo los avances tecnológicos, los materiales y las últimas
técnicas de producción. Este proceso de desarrollo de las llantas y del auto de forma simultánea, ha dado
como resultado un excelente producto con las características necesarias para equipar a un superdeportivo
como el Bugatti Chiron.