La empresa KROMBERG & SCHUBERT originaria de Alemania dedicada a la fabricación de arneses eléctricos para autos Premium, con dos plantas de producción en el estado de Guanajuato ubicadas una en Irapuato y otra en San Francisco del  Rincón, celebró el día del niño con un gran evento realizado en el Parque Bicentenario de Querétaro para sus trabajadores de planta Irapuato.

La empresa que no solo se preocupa sino que pone en práctica todos sus valores éticos enfocados al desarrollo e integración familiar de sus colaboradores, regaló un bonito día de fiesta y diversión a todas las familias que integran la gran familia KROSCHU.

A las magníficas instalaciones del Parque Bicentenario de Querétaro arribaron alrededor de 80 autobuses contratados por la empresa para transportar a más de tres mil personas que integran familias completas de la planta ubicada en  Irapuato, Guanajuato.

Acompañados por payasos, botargas y estaciones de fotografía infantil para el recuerdo, los niños disfrutaron de las instalaciones de primer nivel que incluyen juegos de feria como el tiovivo y la montaña rusa, albercas, toboganes, tren eléctrico y paseos en  lanchas en un apacible lago rodeado de vegetación propia de la zona, en donde se instalan confortables bancas con sombrillas que daban resguardo a los pequeños mientras tomaban su  box lunch, con refrescos, botanas y regalos que más de tres mil personas recibieron por parte de la empresa.

Comenta la Licenciada Adriana Carrasco, Gerente de Recursos Humanos, “Cada año realizamos grandes eventos para celebrar fechas y fiestas  tradicionales que son importantes para nuestra gente. Próximamente nuestra planta hermana en San Francisco del Rincon contara con su magno evento en donde se darán cita mas de 11,000 personas entre colaboradores y familiares en el parque Acuático de la Caldera en la ciudad de Abasolo Guanajuato, esto para reafirmar la convivencia familiar y el compromiso de la compañía con su crecimiento personal. Para KROSCHU la unión de las familias es lo más importante ya que se convierte en una fortaleza y columna de apoyo en el desarrollo de cada individuo y eso lo vemos reflejado en el desempeño de sus actividades diarias.

Para KROMBERG & SCHUBERT contar con la participación de nuestros colaboradores significa un éxito dentro de los programas de desarrollo del personal, que nos permite ver resultados muy positivos como mayor identificación y compromiso del trabajador con la empresa porque ellos valoran mucho el tiempo de calidad con sus propias familias, con sus compañeros de trabajo y al mismo tiempo valoran el esfuerzo por parte de la empresa para regalarles un día inolvidable”.