Bosch reúne su experiencia en software y electrónica en una nueva división.

Los automóviles están cambiando, sobretodo como resultado del software y la electrónica. Se espera que el mercado de los sistemas electrónicos con uso intensivo de software crezca un 15% anual de aquí a 2030. Por esta razón Bosch quiere ampliar su posición de liderazgo en este mercado y está desarrollando una nueva división, Cross-Domain Computing Solutions (Soluciones de Cómputo de Dominio Cruzado).

 El movimiento hacia sistemas cada vez más sofisticados se está acelerando rápidamente. El resultado es un aumento considerable en la complejidad de la ingeniería automotriz. Para la nueva división, el objetivo será reducir esta complejidad a través de software y soluciones electrónicas de dominio cruzado. Además, tendrá como objetivo que las nuevas funciones del vehículo lleguen a la carretera mucho más rápido. Para lograrlo, Bosch ha asignado a la nueva unidad ingenieros de software, eléctricos y electrónicos de las áreas de asistencia al conductor, conducción automatizada, multimedia para automóviles, tren de potencia y electrónica de la carrocería. «Bosch es un pionero de la electrónica automotriz. Además, desde hace bastante tiempo, también es una empresa de software. Y también en el futuro, nuestra nueva división está predestinada a seguir avanzando en la digitalización de vehículos», dice el Dr. Stefan Hartung, miembro del consejo de administración de Robert Bosch GmbH y presidente del sector de negocios Soluciones de Movilidad.  

El software será clave en los autos del futuro

Hace diez años un coche incluía aproximadamente 10 millones de líneas de código de software, ahora el software de los vehículos automatizados incluirá entre 300 y 500 millones de líneas de código. Para poner esto en contexto, sólo un millón de líneas de código de software son el equivalente a casi 18 mil páginas impresas. «El software jugará un papel crucial en la determinación de las características y el tacto de un vehículo en el futuro. Ayudará a que los coches sean cada vez más inteligentes, y proporcionará a los conductores un beneficio tangible», dice Harald Kroeger, miembro del consejo de administración de Bosch.

La compañía no tardó en reconocer la importancia del software para vehículos y lo ha estado desarrollando internamente durante casi cuatro décadas, con un gasto anual actual de 3 mil millones de euros. La ingeniería de software tradicional en unidades individuales y discretas se enfrenta cada vez más a sus límites. Por eso Bosch está reuniendo sus recursos de ingeniería de software automotriz en la nueva división. «Suministrar software de una sola fuente es nuestra respuesta al enorme reto de hacer que los coches sean cada vez más digitalizados», dice Kroeger, quien será responsable de la división, que en el futuro desarrollará tanto el software en el que se basan las computadoras de los vehículos y las unidades de control como el software para las funciones de los vehículos, que van desde los sistemas de apoyo de asistencia al estacionamiento y mantenimiento de carriles hasta la transmisión de música. El resultado será el lanzamiento mucho más rápido de nuevas funciones, que se pondrán a disposición de los usuarios mediante actualizaciones de software. Esto permitirá a los fabricantes de automóviles ofrecer a sus clientes una experiencia de conducción coherente e integrada.

Bosch se centra especialmente en potentes ordenadores de vehículos como base técnica para la digitalización de los vehículos modernos. Con más y más funciones en cada parte del vehículo, estos ordenadores combinan las tareas de las unidades de control individuales. «Los vehículos premium de hoy en día cuentan con más de 100 unidades de control individuales, e incluso los vehículos compactos tienen entre 30 y 50. Estos potentes ordenadores nos permitirán reducir significativamente estas cifras», dice Kroeger. Y con las computadoras de los vehículos – para las funciones de cabina y conectividad, para los sistemas de asistencia al conductor, para la conducción automatizada y para la cadena cinemática – que se están desarrollando por primera vez en una unidad de dominio cruzado, el resultado será una arquitectura de TI consistente en todo el vehículo. Así, todos los componentes eléctricos y electrónicos serán perfectamente compatibles. Además, Bosch será capaz de lograr valiosos efectos de sinergia.

Reunir la experiencia de fabricación

Bosch ya ha agrupado todas las actividades de fabricación de electrónica de su sector de negocios Soluciones de Movilidad en abril de este año. La división de Electrónica Automotriz coordina ahora la producción de unidades de control y ordenadores de vehículos en todos los dominios de los vehículos. De esta manera, la compañía también está logrando efectos de sinergia en sus operaciones de fabricación. La nueva red de fabricación empleará a unos 24 mil asociados en 21 plantas de 14 países.